La importancia de tu individualidad

Revista Ser | Martes, 16 Agosto 2016.

Imagen tomada de internet

Texto original en inglés de Louise L. Hay

Lo más importante que puedes hacer en la vida es ser tú mismo. A medida que practiques el amor propio, esto empezará a ser más fácil con el tiempo. Tú eres único y eres amor. No te preocupes por lo que los demás esperan de ti. En cada momento escucha cómo se siente vivir en ti mismo. Eres un ser valioso y debes expresarte cada día. Te darás cuenta de que sólo tienes que seguir a tu corazón, pues con eso se crean la felicidad y la facilidad de hacer algo. Cuando pasas tiempo tratando de encajar en el molde de la versión de otra persona, te creas estrés y tristeza.

La individualidad es importante para nuestra sociedad y nuestro mundo. Cuando abrazamos nuestros rasgos únicos es porque estamos cómodos con nosotros mismos y estamos mucho más tranquilos. Al ser auténticos se abren muchas oportunidades en nuestras vidas también. Eliminar la limitación de las creencias acerca de lo que somos capaces de lograr puede permitirnos crear algo magnífico o aprender cosas nuevas.

Cuando dejamos de ser nosotros mismos estamos influenciados por temores de otra gente. Cuando alguien te dice que no se puede hacer algo, por favor, no dejes que te detenga. Si estás seguro dentro de ti mismo, puedes lograr cualquier cosa que te propongas. Quienes viven en su autenticidad se permiten tener fe en los riesgos que toman. Nunca sabrás lo que puedes lograr hasta que lo intentes. Cuanto más nos encontramos en nuestra verdad somos líderes en el camino para que otros hagan lo mismo. La confianza es, queridos, contagiosa. Al expresar el amor propio y tomar orgullo en sí mismo, otras personas ven eso. Podemos difundir esta alegría juntos.

Cuanto más se llega a conocer uno mismo, más sabes lo que te hace feliz. Y cuanto más haces lo que amas, tu vida irá mejor. Hay mucho más en la vida que tratar de convertirse en la idea de alguien más. La vida se trata de divertirse, pero primero hay que dejar de lado el auto-juicio y creencias falsas de lo que debemos ser.

Al ser TÚ, tu verdadero yo hace maravillas para su propio bienestar y te permite vivir una vida sin remordimientos. Te sentirás mucho mejor contigo mismo todos los días. Cuanto más cosas permites que se interpongan en tu verdad, más alejas la energía y la fuerza disponible para ti. Eres perfecto tal como eres. Se tú mismo y deja que tu luz brille. Sé que tienes algo maravilloso para ofrecer este mundo.

Vamos a afirmar: "Yo soy la luz del mundo. Sigo mi estrella interior, y la chispa y el brillo de mi propia manera de ser. Tengo un alma bella, un cuerpo exterior perfecto, y una  personalidad propia”.