Darshan y el arte de sanar almas

Rosario Carmona | Lunes, 14 Marzo 2016.

Darshan y el arte de sanar almas

Artesana de Almas”,  así se considera  Satori Darshan cuando se trata de describir su misión en la vida.

Pero ese título es sólo un resumen del aprendizaje que se ha convertido en un descubrimiento de su propia existencia.

“Yo soy un alma que está pasando y que tiene un trabajo que hacer aquí”, explica Darshan, maestra y terapeuta del Osho International Center, de Pune, India.

Pero, ¿cómo y cuándo comenzó su recorrido por el mundo de la sanación de almas?

Todo inició cuando su vida se vio inmersa en una crisis.

“Tengo un pasado de vida en el mundo que incluye haber estudiado muchísimo, de hacer investigaciones, fui profesora en la Universidad, así empecé mi carrera y además, había estudiado psicoanálisis”.

Darshan continúa así el recorrido que le llevó a descubrirse.

Una enfermedad que ni siquiera tuvo un diagnóstico claro la obligó a buscar opciones tradicionales, ninguna funcionó. Entonces, cuenta, empezó un proceso que ahora, a la distancia, puede entender.

Cuando me quedé enferma, hace como 20 años, me fue posible entender que algo estaba muy mal en mi vida, sobre todo lo que tenía que ver con mis emociones y que todo eso tenía su origen en mi familia y en la niñez que había tenido.”

Con los estudios que había hecho, continúa,  sabía que no era por la ruta convencional que vendría una sanación sostenida. Dentro de mí sabía que había algo más, que en ese entonces desconocía qué era, pero que estaba segura que llegaría en su momento.

Recuerda que todo el proceso de su enfermedad fue muy difícil,  “raro” porque no tenía un diagnóstico, así que sufrió mucho, fue muy doloroso y también cansado ya que nunca dejó de trabajar como profesora en la Universidad y como consultora del Banco de Portugal, (su país de origen).

Yo estaba siempre trabajando, era como si hubiera decidido no buscar alternativas. “Porque si busco no voy a encontrar realmente, esa es una sabiduría que yo siempre tuve aunque no podía entenderla antes.  A veces en mis investigaciones, estaba trabajando la noche entera –a mí me gusta trabajar de noche- y en cierto momento me decía, hay algo aquí que es muy importante en el texto, por ejemplo, pero no me viene , no me viene, y en cierto momento me levantaba, me relajaba y esperaba y entonces la respuesta venía, como una explosión…

Yo pensaba siempre en explicaciones para esas revelaciones como: tengo una memoria muy buena y después conecto cosas o no sé qué… En fin que mi mente me decía que había razones muy normales para eso.

En el momento de la recuperación de la enfermedad eso me pasó, sabía que algo vendría pero no llegaría si me ponía a buscar. Entonces me ocupé de trabajar en la Exposición Universal de Lisboa en 1998, fue un reto, personal y para el mismo país y justo en ese momento, cuando la Feria terminó, encontré el letrero anunciando el tratamiento con Reiki.

Así llegó el Reiki no sólo como una curación para su enfermedad sino además como el camino para poder conectar con la energía y convertirse en un canal para esa misma energía sanadora.

Empezó entonces un camino de vida que la ha llevado por el mundo, aprendiendo, sanando y cumpliendo su misión.

Es ese mismo proceso el que la hizo descubrir la meditación de Osho como la mejor alternativa para entender el mundo.

Cuando miro atrás, me doy cuenta que todo lo que me pasó, siempre, se volvió como una línea o como un camino muy claro, muy bien definido, ahora lo puedo identificar, pero antes sólo caminaba.

17 años después, sigue caminando.

Ahora camino y no sé realmente por qué camino o a dónde voy, pero hay algo en mí que me dice: ¡tienes que ir! y después veo el resultado.

Por eso, dice, estoy en México.

COMUNICAR CON EL ALMA

 -          Vienes a México en un momento muy difícil… Y antes de que termine la pregunta, Darshan se adelanta a responder:

Esa la historia de mi vida, es que siempre lo que me sale es lo más difícil. Siempre. En mi vida y en mi trabajo con las personas. Siempre grandes crisis que están conectadas con los países también, porque yo incluyo a los países en las crisis personales de la gente y en las situaciones que se viven a nivel global, porque al final todos estamos conectados.

Nosotros no estamos aquí por casualidad, explica.

Nadie nace en un lugar por casualidad. Yo siempre he sido muy internacional, toda mi vida lo he sido. Me encanta viajar, desde niña, y me preguntaba por qué yo soy portuguesa y recientemente se volvió muy claro para mí, estoy alineada con el destino universal de mi país.

Portugal fue el primer país de Europa en llegar a muchas partes, tomamos el Atlántico y llegamos muy temprano a África y después a India, Brasil, Japón, China, Indonesia. Y yo, ahora veo que lo que me pasa es por esa herencia, que no es sólo lo que se llama cultural, sino de información y de saber,  es por eso que para mí es fácil establecer relaciones con gente de todo el mundo, con los asiáticos, pero en general con todos puedo conectar muy fácilmente.

Hay una atracción muy grande, por ejemplo, con los asiáticos. Es como muy natural para mí y para ellos porque nos podemos entender en un nivel del alma.

Es una característica que nosotros los portugueses decimos que tenemos, que podemos comunicar con el otro,  descubrir al otro.

VIVIR EN ARMONÍA

Darshan vivió 7 años en París, unos más en África y también en Brasil.

Ha viajado dando terapias y talleres alrededor del mundo y admite que si algo ha encontrado es que en todas partes existen las mismas necesidades entre las personas.

Una de mis misiones es decirle a los portugueses que a nosotros nos pasan cosas iguales a las que pasan en todo el mundo. Porque en la raíz del ser humano las cosas que buscamos son todas, siempre las mismas: el alma y los anhelos que tenemos de salud, vivir feliz, liviano, que la vida no te pese demasiado, estar en armonía con la gente y con la naturaleza.

Cuando veo otras civilizaciones, veo que todos somos iguales. Por ejemplo, un africano que vive en una comunidad muy pobre, sin agua potable, sin comida, con muchas carencias pero veo que está feliz, sé que está feliz porque no le falta nada, ¿por qué? Porque no sabe que hay más. Y entonces ese sentimiento de estar bien con lo que se tiene y ser agradecido, es lo que trae armonía.

Creo que la crisis que se está viviendo en los países, -y me parece que en este momento son todos-, es para que uno se dé cuenta de que ya hemos pasado por muchas cosas y llegó un momento en que la vida se nos volvió muy fácil, y tuvimos de todo pero no hemos sabido aprovecharlo y estar contentos. Siempre queremos más.

Hoy es esa oportunidad para buscar esa armonía personal que a la larga impactará en la estabilidad de un país.

El principio, dice, es encontrar a nuestro niño interior, hacerlo madurar y hacernos conscientes de que nuestra vida, nuestros problemas, carencias, dolores y hasta enfermedades o tragedias, son resultado de nuestro pasado, el de nuestras familias  e incluso la herencia generacional del país.

Y a partir de esa conciencia, empezar a sanar…

Ahora Darshan se encuentra en Puebla, México, para dar impartir distintos talleres de sanación, entre ellos Lotus Light Jewel y Sanación del Niño Interior con Las Nuevas Constelaciones Familiares. Si requieres informes puedes pedirlos vía whatsapp al 2221400076 o en Facebook en OshoPuebla