¿Existe la paz mental? ¿Por qué Osho dice NO?

Revista Ser | Jueves, 10 Septiembre 2015.

Imagen tomada de: http://www.bodhichitta.ch

Textos tomados de discursos de Osho

En el calendario de las Naciones Unidas, septiembre es el mes del día internacional de la Paz y el día mundial del Corazón, sin embargo no hay en todo el año un día para celebrar la Mente.

Quizás están detrás de algo así…. “La gente viene y me pregunta: ‘¿Cómo se logra una mente pacífica?’. Les digo: ‘No existe algo como eso: Mente pacífica. Nunca lo he escuchado’.

La mente nunca está en paz; la no-mente es paz. La mente de por sí no puede ser nunca pacífica, silenciosa. Está en la naturaleza misma de la mente el ser tensa, el estar en confusión. La mente no puede ser nunca clara, no puede tener claridad porque la mente es confusión, enturbiamiento por naturaleza. La claridad es posible sin la mente, la paz es posible sin la mente, el silencio es posible sin la mente, así que nunca trates de lograr una mente silenciosa. Si lo haces te estás moviendo desde el mismo comienzo en una dimensión imposible”.

Osho, tomado de Tantra: The Supreme Understanding, charla #2

¡Sí!. La paz mental parece como el último sueño imposible…

La paz mental es intrínsecamente imposible. La paz sólo se produce cuando no hay mente. No es una paz mental; es una paz más allá de la mente”.

Osho, tomado de The Hidden Splendor, charla #25

Una paz más allá de la mente sería algo estupendo, pero, ¿cómo puedo lograrlo?

“Es casi como una flor de loto: crece en el lodo y el agua. Es un milagro de la naturaleza el que, del sucio lodo y del agua se produzca una de las más hermosas flores de la existencia.

Pero, el lodo y el agua no son la flor de loto. La flor de loto solamente se abre cuando la planta del loto ha ido más allá del lodo, más allá del agua, los ha trascendido a ambos. Entonces se abre al sol, al firmamento y libera su fragancia al viento. Aunque viene del lodo, deja de ser lodo. Es trascendencia”.

Osho, tomado de The Hidden Splendor, charla #25

¿Cómo alcanzo esa “trascendencia”?

“Recuerda siempre que todo lo que sucede a tu alrededor está enraizado en la mente. La mente siempre es la causa. Es el proyector, y afuera sólo hay pantallas; tú te proyectas. Si sientes que es algo feo entonces cambia la mente. Si sientes que lo que viene de la mente es infernal y de pesadilla, entonces abandona la mente. Trabaja con la mente, no trabajes con la pantalla; no sigas decorándola y cambiándola. Trabaja con la mente.

Pero hay un problema, porque piensas que eres la mente. ¿Cómo puedes entonces dejarla? Tú sientes entonces que puedes dejarlo todo, cambiarlo todo, repintarlo, redecorarlo, reacomodarlo, pero ¿cómo puedes dejarte a ti mismo? Esta es la raíz de todo problema. Tú no eres la mente, estás más allá de la mente. Te has llegado a identificar, eso es verdad, pero tú no eres la mente”.

Osho, tomado de The Book of Nothing: Hsin Hsin Ming, charla #5

¿No soy la mente? Se siente así casi todo el tiempo.

Y este es el propósito de la meditación: Darte pequeños vislumbres de que tú no eres la mente. Sí, aunque sea por algunos momentos la mente se para, ¡tú todavía sigues ahí! Al contrario, eres más, desbordando tu ser. Cuando la mente se detiene es como si un drenaje que ha estado drenando constantemente se hubiera detenido. De repente estás rebosante de energía. ¡Sientes más!”.

Osho, tomado de The Book of Nothing: Hsin Hsin Ming, charla #5

¿Cómo puedo tomar distancia de la mente?

El observador está siempre por encima de la mente. El observador no es nunca parte de la mente. La mente es simplemente como una pantalla de televisión en la que pensamientos, sueños, imaginaciones, proyecciones, deseos y mil y una cosas continúan pasando. El observador no está en la pantalla, él está sentado en la sala de cine. Pero el problema surge cuando el observador se llega a identificar con algo de lo que pasa en la pantalla de cine…

Es tu identificación con los pensamientos la que está creando la confusión: Te rebaja a la mente; de otra manera tu observador está muy por encima de ella. Y, el estar centrado en tu observación es el único camino hacia la paz”.

Osho, tomado de The Hidden Splendor, charla #25

También te puede interesar leer: ¿Puede el dinero comprar la felicidad?