Meditación: Conciencia y relajación en tu vida

Revista Ser | Martes, 08 Septiembre 2015.

Imagen tomada de osho.com

Primer paso: Observación diaria

Empieza por estar atento a las acciones rutinarias de cada día y, mientras haces tus acciones rutinarias, permanece relajado.

No hace falta estar tenso. Si estás limpiando el piso, ¿qué necesidad hay de estar tenso? O, cuando estás preparando la comida, ¿qué necesidad hay de estar tenso? No hay un sólo momento en la vida que requiera tu tensión. Esta no es otra cosa más que tu falta de atención y tu impaciencia.

No he encontrado nada, y he vivido de maneras muy diferentes con todo tipo de personas. Siempre me ha sorprendido: ¿Por qué están tensas? Parece que la tensión no tiene nada que ver con algo que esté fuera de ti, tiene que ver con algo que está dentro de ti. En lo externo siempre hallas una excusa, sólo porque parece muy estúpido estar tenso sin razón alguna. Sólo por racionalizar buscas alguna razón fuera de ti para explicar por qué estás tenso.

Pero la tensión no está fuera de ti, está en tu forma errónea de vivir.

Segundo paso: Acéptate a ti mismo

Tú vives en la competición; eso producirá tensión. Vives en una comparación continua, la cual generará tensión. Tú siempre estás pensando o bien en el pasado o en el futuro y desperdiciando el presente que es la única realidad; eso generará tensión.

Encuentra simplemente tu propio talento. La naturaleza nunca concibe un solo individuo que no posea un don especial. Basta investigar un poquito...Cualesquiera que sean las cualidades y talentos que poseas, utilízalos al máximo, y la energía que se va a las tensiones empezará a convertirse en tu gracia, en tu belleza.

También te puede interesar leer: Celebrar el sufrimiento, una forma de meditar

Tercer paso: Sé un artista del amor

Hagas lo que hagas, hazlo con tal amor, con tal cuidado, que la cosa más pequeña del mundo se convierta en una obra de arte. Eso te traerá mucha complacencia. Y creará un mundo sin competencia, sin comparaciones; dará dignidad a todas las personas. Restituirá su orgullo, algo que las religiones han destruido.

Cualquier acto hecho de manera total se convierte en tu oración”.

 Osho, tomado de: The Hidden Splendor, charla #11 (sin traducir)