• Home
  • Mente
  • Y tú, ¿qué harías aunque no te pagaran?

Y tú, ¿qué harías aunque no te pagaran?

Blanca Patricia Galindo | Sábado, 23 Abril 2016.

Y tú, ¿qué harías aunque no te pagaran?

¿Qué es lo que harías aunque no te pagaran? Esa es la pregunta que lanzó Mabel Katz al tiempo de hacer un llamado a que recuerdes a qué viniste a esta Tierra, a esta vida. La representante mundial del Sistema de Sanación Ho’oponopono va más a fondo y te llama a volver a ser tú mismo y dejar de ser lo que los demás esperan o quieren que seas.

Al impartir la conferencia Ho’oponopono. Arte Ancestral Hawaiano, en el marco del Congreso Mente Súperconsciente, esta mujer sanadora hizo un llamado a los cientos de asistentes a volver a amarse a sí mismos y dejar de buscar la aceptación ajena.

Amena, durante la charla Mabel Katz insistió en que uno de los grandes retos que tiene hoy el ser humano “es volver a ser uno mismo, no lo que los demás quieren”, pues de esta manera se regresará al camino de la felicidad, sin depender de nada ni de nadie.

Y uno de los caminos más sencillos y cortos para lograrlo, dijo, es trabajar con el sistema Ho’oponopono, el cual busca sanar los errores que llegamos a cometer en la vida y se basa en dos frases: “Lo siento” y “Perdóname”. Pero contrario a lo que se piensa, no se trata de decírselas a otro, sino de hacerlo como parte de un trabajo interno, de reencuentro con Dios.

Y es que al trabajar con el “Lo siento” y “Perdóname” lo que se hace es reconocer aquello que como individuos creamos inconscientemente y nos dañó o perjudicó a otros, pero sobre todo se asume un 100% de responsabilidad de lo hecho por uno mismo, al tiempo que se abandona el papel de víctima y se deja de culpar a otros de lo que nos sucede.

Y luego, la representante del Sistema Ho’oponopono lanzó una pregunta más: ¿Quién soy?, misma que pidió a los asistentes al Congreso que se respondieran a sí mismos, al tiempo de enfatizar que el ser humano recibió un gran regalo divino: la libre elección, el libre albedrío, lo que nos diferencia del resto de los seres vivos y de los objetos materiales.

Hoy, dijo, es tiempo de que las actuales generaciones trabajemos en nuestra propia sanación, lo que además sanará la vida de nuestros ancestros, aunque ya hayan fallecido, y limpiará el camino de nuestra descendencia. En la actualidad, expresó, los padres deben dejar de usar modelos que ya no funcionan, para adaptarse a los nuevos tiempos y ayudar a que sus hijos sean felices y plenos.

Lo peor que podemos hacer hoy es preocuparnos por lo que sucede; hay que recordar que lo que resistimos persiste”, debemos actuar, pero con la fe y visión de que todo lo que suceda es creado por nosotros mismos. “No existe la mala suerte, la suerte la hacemos nosotros soltando y confiando. El miedo ahí estará, seguirá, pero de lo que se trata es de no darle el control de nuestra vida”.

Mabel Katz recordó que cada uno de los seres que hoy vivimos en este planeta “elegimos lo que íbamos a vivir en esta vida, no podemos jugar a ser víctimas, debemos darnos permiso de ser lo que elegimos, y usar los dones que se nos dieron para ello. Debemos confiar en nosotros”.

La vida no es lo que nosotros pensamos, todos estamos aquí para hacer una diferencia en el mundo. La tragedia no es lo que pasa en el mundo, tragedia es que nosotros sigamos dormidos cuando debemos darnos cuenta de que no somos víctimas de nada. “Las cosas que nos suceden no son un castigo, son oportunidades para amarnos tal como somos. Si no haces algo por amor, no lo hagas”.

Comentó que otras dos frases que suelen usarse en el Ho’oponopono, aunque no surgieron originalmente en este sistema, son  “Gracias” y “Te quiero”, y recordó la anécdota de una persona que le dijo en Israel que era muy aburrido decir gracias todo el tiempo, a lo cual ella le respondió con ironía: “sí, síganse matando, que eso es muy divertido”.

La vida es muy fácil si somos nosotros mismos (…) abre tu mente, abre tu corazón y recuerda a qué viniste a esta vida… siente ¿qué es lo que harías aunque no te pagaran? Y date permiso para obtener dinero con eso que harías”, puntualizó.