¿Importa el sobrepeso para tener una pareja?

Gina Tager | Viernes, 17 Febrero 2017.

Imagen tomada de internet

Hasta que no baje de peso no podré tener un hombre que me quiera a mi lado.”

En los 34 años que tengo de Vida, esta es una frase que he escuchado una y otra vez. Incluso llegando a creérmela yo misma por un tiempo.

“¡¿Y QUIÉN $%&$# TE DIJO QUE YO QUERÍA UNA ESPOSA FLACA?!”

En los 10 años que llevamos juntos, incluyendo 8 de casados, éste es el único ataque que mi peso y mi imagen han recibido por parte del hombre con el que elegí compartir mi Vida.

Fue esa frase el inicio de la caída de una muralla que había creado apenas para bajar esos 19 kilos por 3ª vez. Una muralla creada a base de miedo, o más bien PAVOR, de volver a “SER” la de antes. Una muralla que si bien me “daba” la fuerza de voluntad necesaria para cumplir los sacrificios diarios (ayunos, ejercicio excesivo, prohibición de la mayoría de los alimentos y conteo excesivo de gramos) también me había convertido en una versión algo extraña, obsesiva, desconfiada, aislada y enojada de mí misma.

Claro que todo este sacrificio era en pos de mi bienestar Y EL DE MI MARIDO… ¿cierto?

¿Qué acaso no es el sueño de todo hombre tener a una mujer “escultural” a su lado?

Eso pensaba yo y eso piensan MILLONES de mujeres que, presas de la programación social y mediática, creemos fehacientemente que nuestras medidas y la firmeza de nuestros tejidos son el punto decisivo para que cualquier hombre decida que sí merecemos la pena.

“¡¿Y QUIÉN $%&$# TE DIJO QUE YO QUERÍA UNA ESPOSA FLACA?!”

Bastó escuchar esa frase para que algo en mí se rompiera. Pude ver dentro de mí esa muralla que acababa de recibir el primer golpe. Fue como si se desmoronara la primera pequeña piedra y fuera cayendo en cámara lenta. Se rompió y se cayó SOLA, pero no tardaron más en seguir su destino. Bastaron unos meses más para que día a día esa muralla se fuera desmoronando y me diera cuenta, POR FIN, que lo que aquello que SEGÚN YO me traería la gloria, no me estaba trayendo más que una fuerte y riesgosa crisis matrimonial.

No voy a decir que estos años todo ha sido color de rosa, para nada. Hemos tenido, como todas las buenas parejas, sus muy altas y sus muy bajas. Pero lo que apenas pude vislumbrar una vez mi muralla se hubiera caído es que, fuera de esa única vez, nuestras altas y bajas siempre habían sido independientes de mi peso.

¡NUESTRA RELACIÓN ES INDEPENDIENTE DE MI PESO!

Somos nosotras las que elegimos darle a nuestro cuerpo y a nuestro peso un valor y una responsabilidad que ¡NO LES CORRESPONDE!

El amor de pareja, la comunicación, las risas, el buen sexo, las peleas y las reconciliaciones dependen de QUIÉNES SOMOS como personas, como confidentes, como amantes, de qué aportamos a la mesa, de qué parte de nuestra esencia compartimos con el otro y de qué tanto mostramos quienes realmente somos.

Las variables que describo en el párrafo anterior también han estado presentes. NINGUNA de ellas ha sido afectada por mi fluctuación de peso. Ni para bien, ni para mal.

¿Qué las ha afectado?

Qué tan dispuesta he estado a conectar, a compartir, a arriesgar, a mostrarme tal cual soy. Eso es aquello que estaba resguardando detrás de mi muralla, y es justo eso lo que casi me lleva a ponerle fin a esta historia de amor.

La próxima vez que veas a una persona atractiva, observa qué es realmente lo que la hace ser así. ¿Es simplemente el físico o es la manera en la que se mueve por el mundo sabiendo el “poder” que tiene? ¿De dónde crees que sale? Ése, es el poder que tienes dentro. Solo hace falta que conectes con él.

Mi marido y yo hemos cambiado, pero la atracción no hace más que crecer.

Y eso, es independiente de cualquier kilo, centímetro o talla que pase por nuestro andar.

¿De verdad crees que tu peso define cuánto puedes ser amada?

¿Crees que alguien que te busca solamente por tu cuerpo merece conocer a la DIOSA que vive dentro de ti?

¿Has notado que atraes aquello que reflejas?

¿Si tú misma emanas rechazo hacia ti, qué crees que verá la otra persona?

¿Y si comienzas por aceptarte, amarte y elevarte tú?

conócete ~ ámate ~ aliméntate

fb/GinaTager

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Para leer más colaboraciones de Gina, puedes ingresar a ginatager.com.mx