Abedul: el árbol de la docilidad

Ivonne Hernández Caballero | Lunes, 15 Junio 2015.

Abedul: el árbol de la docilidad

En la antigua Roma se cuenta que los romanos empleaban al abedul  para confeccionar las antorchas con las que iluminaban el camino de la novia hasta la casa del esposo, este mágico árbol se conocía como símbolo portador de felicidad, ya que era considerado el instrumento de la influencia cósmica positiva para la nueva pareja.

Su poder e influencia beneficiosa era tal que también en la antigüedad se empleaban sus  ramas de abedul en el ritual para expulsar a los espíritus del año viejo. En la Edad Media se azotaba con ramas de abedul a delincuentes y a locos.

En muchos pueblos el uso de plantas como remedios  y amuletos era un asunto común  por ello, cuentan los ancestros que si una mujer quería saber cómo sería su esposo debía de  tomar una ramita de abedul, a la cual ataría sus medias con una cinta de hilo blanco; lo pondría todo debajo de la almohada, y al acostarse se untaría las sienes con aceite de semillas de amapola (9 días las semillas en aceite de oliva), recitando fervorosamente las siguientes palabras: Kirie clementissime, qui Abraham servo tuo dedisti uxorem Saram, et filio eius obedientissimo per admirabilem signum, indicasti Rebecam uxorem, indica mihi ancillae tuae, quem sim nuptura virum per ministerium tuorum spirituum Balideth Aisiabi Abumalit. Amen. Al día siguiente, al despertarse, procuraba acordarse de lo que había visto en sueños; y si no tenía ninguna aparición de hombre, o algún símbolo fálico, repetiría esta operación en las noches de los tres viernes siguientes, y si en esas noches tampoco había tenido ninguna visión de hombre durante el sueño, no se casarìa. Las divorciadas o viudas podían hacer esta prueba lo mismo que las solteras, con la única diferencia que deberían acostarse al revés, es decir, colocando la almohada a los pies de la cama.

Cuando soñamos con este árbol significa que nuestro hogar está protegido contra las influencias maléficas y que nuestros negocios van por buen camino.

Por los que se refiere a los aspectos medicinales del Abedul su principal virtud es la de alejar las penas y mejorar las depresiones. Se utiliza la corteza en limpias. Hay quien confecciona saquitos de tela verde con hojas de abedul machacadas hasta pulverizarlas y lo lleva siempre consigo para no sufrir penas.

Las limpias de cocimientos de corteza de abedul son buenas para quienes padecen de los riñones. Para proteger a los bebés del  ahogamiento se ponen ramas de abedul sobre la cuna.

Lavándose con un cocimiento de corteza de abedul se pueden desaparecer las manchas y pecas de la piel.

El abedul crece en bosques de Europa, América y Asia. El nombre de abedul proviene del celta betule. El abedul es considerado el cicatrizador del bosque por lo que es el ideal para recuperar bosques o zonas incendiadas o deforestadas.